General

¿Es la mostaza de ajo tóxica para los perros?

¿Es la mostaza de ajo tóxica para los perros?

¿La mostaza de ajo es tóxica para los perros?

Es posible, pero depende de los síntomas del perro y de la fuerza de la dosis.

La mostaza de ajo parece una planta gigante, rosada y frondosa, con racimos de diminutas flores blancas. Tiene hojas largas y delgadas que crecen en forma de roseta plana y una raíz principal larga que crece verticalmente hacia abajo en el suelo. Sus flores son verdes y miden alrededor de 1/4 de pulgada de largo.

Pertenece a la familia de la mostaza, que incluye especies de plantas de mostaza que se cultivan ampliamente en muchos países y se cultivan ampliamente como cultivos. Pero la mayoría de las especies de esta familia de plantas no son comestibles para los humanos, como el rábano picante americano, que crece en jardines y en hábitats silvestres.

Cómo encontrar mostaza de ajo

El rango nativo de la mostaza de ajo se encuentra en el este de Canadá y el noreste de los EE. UU. Aunque se ha convertido en una maleza de jardín, esta planta se puede encontrar en áreas silvestres, como a lo largo de arroyos, ríos y lagos.

La mayoría de nosotros lo reconocemos cuando lo vemos en nuestros jardines por el distintivo olor a ajo que exudan sus hojas y tallos. Las hojas también tienen un fuerte olor acre.

Lo que debes saber sobre la mostaza de ajo

La planta puede crecer bastante en una buena temporada de crecimiento, con una altura de hasta 3 pies. Produce varias hojas largas en forma de roseta de aproximadamente 6 pulgadas de ancho y, en algunas variedades, tiene racimos de pequeñas flores blancas.

Estas plantas no florecen en climas fríos, pero producirán semillas a principios de la primavera. Las flores suelen florecer en primavera y verano.

Las hojas de mostaza y ajo tienen un fuerte sabor a ajo.

Efectos sobre la salud de la mostaza de ajo

Cuando las hojas son jóvenes y están creciendo, esta planta tiene un sabor suave y tiene un contenido de vitamina C de más de 100 miligramos por cada 100 gramos de hojas crudas.

A fines del verano y el otoño, las hojas de la planta son amargas y las semillas de las flores son muy picantes.

La savia de las hojas y los tallos de la mostaza de ajo contienen un aceite volátil que puede ser tóxico para los perros.

La mayoría de los perros no se ven afectados por la mostaza de ajo, pero un perro que es sensible a una planta puede tener una reacción.

Los síntomas de una reacción alérgica a la mostaza de ajo incluyen vómitos, diarrea, fiebre, inflamación de los músculos y las articulaciones, rigidez y dolor en el estómago y, a veces, inflamación y picazón en la piel.

Un animal que es alérgico a la mostaza de ajo también puede tener alergias en la piel y también puede tener picazón en la boca.

La mostaza de ajo es segura para los perros que no son sensibles a la planta, aunque los perros alérgicos a ella podrían enfermarse si la comen.

Cómo controlar la mostaza de ajo

No existen pesticidas que controlen el crecimiento de la mostaza de ajo. Si vive en un área donde es común, la mejor manera de evitar que crezca la mostaza de ajo es elegir un sitio donde no reciba suficiente sol para crecer.

Si tienes un perro alérgico a la mostaza de ajo, no dejes que se acerque.

Cómo tratar la mostaza de ajo en perros

Los síntomas de una reacción alérgica a la mostaza de ajo no se pueden tratar con medicamentos.

El único tratamiento que podría ayudar es darle antihistamínicos a un perro.

La forma más sencilla de darle un tratamiento a un perro es llevarlo a un veterinario especializado en dermatología.

Pero si elige tratar a un perro en casa, la forma más fácil de controlar los síntomas es darle un antihistamínico, como difenhidramina (Benadryl), para síntomas como picazón e inflamación.

Algunos perros se beneficiarán de un tratamiento especial con prednisona, como Kenalog (acetónido de triamcinolona) o Solu-Cortef (corticosteroide).

Algunos veterinarios también recetarán un medicamento esteroide como prednisona si el perro tiene una condición de la piel como alergias o alergias.

La prednisona es un tipo de hormona esteroidea producida por el cuerpo. Afecta al sistema inmunológico para ayudar a que el sistema inmunológico sea más fuerte y funcione más rápidamente.

Existen algunos efectos secundarios potenciales al administrar prednisona a un perro, como un aumento en el apetito del perro. Esto no es un problema si el perro come menos y seguirá recibiendo toda la nutrición que necesita.

Su veterinario podrá indicarle la dosis correcta para un perro en particular. Es importante administrar prednisona a un perro solo según las indicaciones.

Si tiene dudas, no se lo dé a su perro. Si su perro tiene una reacción a la prednisona, la mejor manera de controlarla es dejar de administrarla y ver si el problema desaparece en unos días.

Otra forma de tratar a su perro en casa es